Skip to content Skip to footer

¿Qué es la energía limpia?

La energía limpia es un sistema basado en la exclusión de cualquier tipo de contaminación, o en los planteamientos mediante los cuales nos deshacemos de los residuos peligrosos de nuestro planeta.

Por lo tanto, podemos asumir que las energías limpias son aquellas que no generan residuos.

Los sistemas que emplean, evitan el uso de gases con efecto invernadero, como el CO₂ (uno de los causantes directos del cambio climático). Así que también impulsa los avances para preservar el medioambiente y reducir la crisis de las energías no renovables (gas y petróleo, entre otros).

¿Energías limpias y renovables son lo mismo?

No, aunque popularmente se cree que pueden llegar a ser sinónimos.

Como ya hemos visto, la energía limpia trata de no contaminar durante su producción, sin depender de elementos como los combustibles fósiles. Pero las energías renovables, son aquellas que se obtienen a partir de una fuente inagotable.

¿Qué quiere decir esto? Que hay energías renovables que proceden de un recurso inagotable y no contamina el medio ambiente, siendo limpia al mismo tiempo. Pero no todas las energías limpias tienen que proceder obligatoriamente de las fuentes renovables.

¿Cuál es el tipo de energía más limpia?

Si tenemos que decidir cuál es la energía más limpia de todas, sin duda el primer puesto se reparte entre la energía solar y eólica.

Cumplen con las características de ser prácticamente infinitas, ya que proceden de fuentes como el Sol y el viento. Poco a poco estas dos energías van ganando relevancia y se espera que abran el camino hacia un futuro sostenible y renovable.

Energía solar

Se obtiene mediante la radiación del sol. Es inagotable, pero también intermitente, lo que a veces puede significar cambios en la efectividad de su producción.

Existen dos tipos de energía solar; la fotovoltaica, que se crea a partir de instalaciones con el mismo nombre, y la térmica, generada mediante el calor acumulado en colectores térmicos.

Energía eólica

En este caso se obtiene a través de la energía cinética que produce el viento, ya que las corrientes de aire hacen girar a los aerogeneradores. Se repite, al igual que en la energía solar, que es intermitente.

Además, con más de 28.000 MW de potencia acumulada, se ha convertido en la primera fuente de generación eléctrica en España.

¿La energía nuclear es limpia y renovable?

Pese a que la creencia de que la energía nuclear es muy sucia y peligrosa, actualmente es mucho más segura que los combustibles fósiles. Parte de esta mala reputación tiene que ver con episodios históricos realmente trágicos, como Chernóbil o Fukushima.

¿Pero cuál es la realidad? Es un recurso que deja una huella de carbono mínima en el medioambiente en comparación a la cantidad de energía que genera. De hecho, en lugares como Estados Unidos, los reactores nucleares otorgan un 19% de la electricidad que se utiliza en los hogares.

Un estudio de la revista The Lancet (una de las revistas médicas más relevantes del Reino Unido) comparó la tasa de mortalidad de la energía hidroeléctrica, la nuclear y los combustibles fósiles.

En dicho estudio, se incluyeron catástrofes como Chernóbil, accidentes en centrales eléctricas o minas, y la contaminación atmosférica provocada por dichos conflictos.

Ahí se demostró que la nuclear tenía un porcentaje de mortalidad hasta un 97,5% menos que el gas, un 99,6% menos que el petróleo y un 99,7% menos que el carbón. Lo que significa que, al menos durante su producción, es mucho más limpia que los combustibles fósiles.

La mala noticia es que también genera residuos nucleares como contraparte a esa gran capacidad de generar energía, y esos residuos son extremadamente peligrosos y nocivos para el medioambiente.

la energia limpia

Importancia de las energías limpias

Desde el inicio de la conocida Revolución Industrial, se han ido desarrollando dos fenómenos peligrosos para el medioambiente; el calentamiento global y el cambio climático.

Para intentar frenar el avance de estos fenómenos y proteger nuestra vida y la del planeta, es necesario buscar un sistema eficiente a la par que sostenible para obtener energía.

Cada vez necesitamos más energía, pero el uso reiterado de los combustibles fósiles y los residuos que genera la energía nuclear a la larga, son un problema de los gordos. Por eso, las energías limpias y además renovables, toman un papel protagonista e importante.

Ejemplos de energías limpias

Aparte de la eólica y la solar, hay más opciones valoradas como energías limpias, por ejemplo la hidráulica y la geotérmica. Y también deseamos darle un espacio a los ejemplos donde todas estas energías se aplican a la perfección.

La planta solar Villanueva, situada en México, es la planta fotovoltaica más grande de América Latina y tiene unos 2.300.000 paneles que cumplen su función durante todo el día.

El embalse del Guri, situado en Venezuela y donde está instalada la central hidroeléctrica Simón Bolívar, que le otorga electricidad a gran parte del país.

El parque eólico Rawson, en este caso posicionado en Argentina, aprovecha a la perfección las corrientes que hay en las planicies, y se coloca como uno de los parques eólicos más grandes de América Latina.