Energía Evoluciona

Este es un espacio creado para ti con el fin de darte a conocer la transición energética de Colombia hacia energías limpias y el gran Pacto por recursos minero-energéticos en nuestro país, el cual promete aumentar el uso de fuentes de energías naturales para el cuidado del medio ambiente y velar por nuestra seguridad energética. ¡La transición energética de Colombia es un compromiso de todos!

La matriz eléctrica de Colombia


Colombia tiene la sexta matriz energética más limpia del mundo, ya que el 67% de la energía que se genera en el país proviene de fuentes hídricas. A pesar de que Colombia sólo aporta el 0,46% de la emisión global de CO2, es uno de los 20 países más vulnerables a la variabilidad climática. En 2018, menos del 1% de la matriz eléctrica se generaba a través de las fuentes de energía renovables no convencionales, como: solar y eólica.


Déjanos tus ideas

La transición energética de Colombia

Desde agosto de 2018, el Presidente Iván Duque trazó como principal objetivo de la política energética asegurar que Colombia diera el salto hacia las energías renovables no convencionales, pasando de 50 megavatios de capacidad instalada a 1.500 megavatios, es decir, multiplicar por 30 lo que había cuando inició el Gobierno.

La revolución de las energías renovables es una realidad. Mediante dos subastas realizadas en 2019 y el desarrollo de grandes proyectos de auto generación de empresas como Ecopetrol y EPM, superamos la meta y 15 meses después de iniciado el Gobierno existen proyectos listos para empezar su construcción por 2.500 megavatios, es decir 50 veces la capacidad de 2018. Esto significa que la participación de las energías renovables no convencionales en la matriz de generación pasará de menos de 1% en 2018 al 12% al 2022.

Seguridad energética

Mientras el país transita hacia un sistema energético con fuentes más limpias y renovables, se debe garantizar que todos los colombianos tengan disponible ininterrumpidamente el servicio de energía a un precio asequible. Es decir, que los colombianos dispongan del servicio para que puedan realizar actividades diarias como transportarse o cocinar.



Comisión de expertos


La oportunidad que tenemos para garantizar la seguridad energética la encontramos en nuestro propio país, ya que tenemos un gran potencial hidrocarburífero, que, de comprobarse, podría implicar un incremento de hasta cinco veces nuestras reservas de gas natural y petróleo.

Países como Estados Unidos o Argentina decidieron aprovechar el potencial de los yacimientos no convencionales (YNC) y los avances tecnológicos que permiten extraer hidrocarburos de estos yacimientos de manera responsable con el medio ambiente y las comunidades. Es así como Estados Unidos pasó de ser importador a un exportador neto de hidrocarburos y, sobre todo, a garantizar cien años de reservas.

Además, el desarrollo de estos recursos le ha permitido contribuir notablemente a la lucha contra el cambio climático, al reducir drásticamente las emisiones de dióxido de carbono, incluso por encima de lo sugerido por el Protocolo de Kyoto, al reemplazar gran parte de su generación de electricidad térmica de carbón por gas natural.

Con el fin de evaluar la viabilidad social y ambiental de combinar la perforación horizontal con el fracturamiento hidráulico para desarrollar cierto tipo de yacimientos no convencionales en Colombia, el Gobierno conformó una comisión de expertos en octubre de 2018.




¿Para qué?

y ¿Por qué?

La comisión está conformada por 13 expertos, quienes durante más de 6 meses analizaron aspectos técnicos, ambientales, sociales y económicos de la fase exploratoria de hidrocarburos en yacimientos no convencionales.   El equipo interdisciplinario e independiente, conformado por los ministerios de Ambiente y Minas y Energía, realizó la investigación revisando el marco regulatorio técnico y ambiental existente a la luz de las mejores prácticas internacionales.

¿Cómo

se hizo?


El trabajo de la comisión de trece expertos contó con total autonomía durante su gestión y estuvo dividido en tres fases.


1.

Análisis de la seguridad energética nacional y la contribución del sector petrolero.

2.

Revisión del marco regulatorio técnico y ambiental.

3.

Instalación de las mesas de diálogo regional.

Proyectos Piloto de Investigación
Energía Evoluciona