Skip to content Skip to footer

La necesidad de ahorrar energía en el hogar

Ahorro energético en el hogar, se ha convertido en un concepto muy familiar en los tiempos modernos. Con el paso de los años, todas las poblaciones se han ido desarrollando a velocidad vertiginosa, y la demanda de energía ha sido aún mayor. Este efecto en cadena ha provocado que el consumo general se dispare, generando comportamientos poco saludables para el medioambiente, e incrementando el precio de todas las facturas.

La importancia de ahorrar energía, reside en ayudar a reducir el impacto ambiental, contribuyendo a su vez a combatir los efectos del calentamiento global y del cambio climático. Pero no acaba ahí, también conlleva que los gastos en energía disminuyan.

¿Cuántos kWh consume una casa al mes?

Según la REE (Red Eléctrica Española), el consumo mensual medio en un hogar de España, es de 270 kWh, que se traduce en un consumo medio anual de 3.272 kWh. Esta información se puede ampliar aún más, resaltando cuáles son los porcentajes del consumo total de energía eléctrica en las casas de España.

Los electrodomésticos de cocina suponen un 9,3% del consumo, mientras que las neveras y congeladores corresponden al 2,3%. La calefacción supone un 7,4% y el aire acondicionado el 7,5%. La iluminación representa el 11,7% del consumo, mientras que los electrodomésticos restantes se adjudican el 55,2%. Y para terminar, la función de suspensión en stand by realiza un consumo del 6,6%.

 

¿Cómo ahorrar en casa?

Para empezar realmente a ahorrar en nuestra casa, primero debemos interiorizar las conductas adecuadas para llevar a cabo un ahorro correcto. Concienciarse de lo importante que es aportar positivamente a nuestro entorno, es el gran paso. Además, reducir el consumo de energía, no significa renunciar al confort.

A continuación, vamos a enseñarte los planes de ahorro energético en el hogar.

Calefacción

Una temperatura de 19 °C, es más que suficiente para estar cómodos en casa, hay que tener en cuenta que aumentar o bajar un solo grado en nuestra calefacción, implica hasta un 7% de aumento en el gasto de este apartado. Además, cuando vayas a dormir, apágala hasta la mañana siguiente y no la enciendas hasta que ventiles las estancias.

La ventilación es crucial, pero nos basta con hacerlo por las mañanas al levantarnos, debido a que durante la noche hemos guardado el calor acumulado del día anterior. Abre las ventanas durante aproximadamente diez minutos, así ya habremos renovado el aire el tiempo suficiente.

Otra vía a tener en cuenta es apagar la calefacción cuando nos ausentemos del domicilio, asegurándonos antes de cerrar cortinas y ventanas para no dejar aperturas de escape del calor. También puedes instalar un termostato programable, que a la larga suponen un ahorro del 8 al 13%.

No cubras los radiadores con ningún elemento o impedirás parcialmente la emisión del calor por la habitación. Y asegúrate de purgarlos al menos una vez al año, cuando vaya a iniciar la temporada más fría.

ahorro energetico en el hogar

El último factor a tener en cuenta, es el aislamiento de la casa. Recomendamos la instalación de ventanas con doble cristal y carpintería con rotura de puente térmico. Revisa posibles filtraciones en las paredes, suelos, techos e incluso persianas y, en caso de que haya alguna, puedes taponarlas con materiales como la silicona o la masilla.

Agua caliente

Para empezar, racionaliza el consumo que haces de agua y evita dejar los grifos abiertos innecesariamente. Utilizar la ducha en vez de la bañera, e instalar reductores de caudal en los grifos, complementan perfectamente este apartado e incrementan el ahorro.

Recuerda que la temperatura confort para el aseo personal se sitúa entre los 30 y 35 °C, no fuerces la caldera innecesariamente. Y es buena idea verificar que no haya fugas ni goteos en las tuberías, u optar por colocar monomandos (más eficientes que instalar dos grifos independientes).

Aísla los depósitos acumuladores y las tuberías de distribución. Y tampoco te olvides de que los sistemas de acumulación de agua, son mucho más eficaces que los de producción instantánea sin acumulación.

Iluminación

El primer consejo, y más evidente, es aprovechar la luz natural durante la mañana y parte de la tarde, además de no dejar luces encendidas en las estancias donde no estamos. Utilizar colores claros en paredes y techos, complementa el factor de la luz natural y disminuye la necesidad de instalar tanto alumbrado eléctrico.

Evita abusar de la iluminación ornamental (que se basa en destacar la belleza de una estructura de cualquier tipo), y limpia las bombillas o pantallas periódicamente para que la acumulación de polvo o suciedad no reduzca su emisión lumínica.

Cambia las lámparas convencionales por tecnología LED (que ahorran hasta un 80% de energía y duran 8 veces más). Añadir luces focalizadas para unas tareas específicas nos servirá para crear un ambiente más confortable, y valora la posibilidad de instalar reguladores.

Por último, coloca detectores de presencia en lugares como el vestíbulo o el garaje, para que las luces se enciendan y apaguen automáticamente.

ahorro energetico en el hogar

Electrodomésticos

Evita el consumo pasivo del stand by en tus dispositivos enchufándolos a una regleta, de esa manera podrás apagarlos todos cuando no los necesites. Y en el caso de que quieras instalar un nuevo electrodoméstico, valora su eficiencia energética primero; las placas de inducción consumen menos que una vitrocerámica convencional.

Gestiona bien todos tus recursos al cocinar, en el caso de aparatos como el horno, llena bien las bandejas de comida para que el proceso de cocción sea rentable (un horno consume demasiado como para colocar pocos alimentos). Acuérdate de que puedes apagarlo cinco minutos antes de terminar, porque el calor residual sigue cumpliendo la función de cocina.

Aplica el consejo de llenar la máxima capacidad también en lavadoras, secadoras y el lavavajillas, seleccionando el programa eco si está disponible. Por cierto, lavar las prendas con agua a menor temperatura, rebaja un montón el consumo eléctrico.

En el caso de secar las prendas, un programa de centrifugado es muchísimo más económico que la propia secadora.

¿Cuánto ahorro puede suponer bajar el consumo energético?

Sí hemos conseguido cumplir eficazmente con todas las vías de ahorro explicadas en el apartado anterior, definitivamente hemos aportado positivamente en desarrollar un sistema sostenible, ahorrar a nivel económico y ser más saludables con el medio ambiente.

Los expertos han proclamado que un correcto ahorro energético en el hogar, alcanza como mínimo un 30% de aumento en nuestro ahorro del hogar.