Skip to content Skip to footer

¿Qué es la energía renovable de la biomasa?

La energía de biomasa es aquella energía que se obtiene a partir de la combustión de materia orgánica.

¿Y cuál es la fuente de la que obtenemos esa biomasa? Pues los diversos procesos biológicos que suceden de manera natural, como pueden ser los restos de aceite industrial, algunos tipos concretos de cereales y las deposiciones de los animales de granja.

El hecho de que haya varias maneras de conseguir la biomasa, permite expandir las posibilidades de su uso, desde productos como los aceites vegetales hasta el carbón vegetal.

Gracias a esta energía conseguimos varias cosas positivas:

  • Combustibles
  • Electricidad
  • Calefacción

La energía de biomasa es una alternativa perfecta para el uso cotidiano en cualquier tipo de ámbito, debido a la explotación desmedida de los recursos fósiles. Dicha energía tiene mucho potencial en España, y pese a eso, casi no alcanza el 1% del consumo total.

Como demostración de este potencial, vamos a tomar de ejemplo a Finlandia, uno de los países punteros en cuanto a biomasa forestal. Por si fuera poco, se le suma el hecho de ser el mayor productor de ganado porcino en Europa que, a su vez, también llega a generar 50 millones de toneladas de residuos orgánicos anualmente.

Estas cantidades demuestran una vez más la viabilidad de la energía de biomasa en pos de invertir en un futuro sostenible y limpio.

¿La biomasa es una energía renovable o no renovable?

No solo es renovable, también es una energía limpia. Lo común es que la gente relacione la biomasa con las energías no renovables, esto se debe a que asocian algunos de los procesos para obtener la biomasa, con la quema de combustibles fósiles.

Pero para que la producción de biomasa sea efectiva y adecuada, debemos pensar en la sostenibilidad.

Si empleamos la madera de los bosques para generar calor, después tendremos que esperar el tiempo suficiente para que el entorno donde cometimos la tala, se regenere. Que la producción supere al tiempo de recuperación da pie a problemas de abastecimiento, subida de precio y aumento de la contaminación.

¿Cómo funciona la energía de la biomasa?

Ahora ya sabemos que se puede transformar en energía térmica o eléctrica, pero vamos a exponer como se lleva a cabo.

Para cumplir con el proceso a pequeña escala, disponemos de calderas en los edificios, hogares y plantas industriales, a partir de métodos biológicos y termoquímicos concretos.

También hay plantas especializadas donde se utiliza la madera como combustible con el fin de generar electricidad. ¿El procedimiento? Que los operarios especialistas necesarios se dispongan a calentar recipientes con agua de gran tamaño, para después conseguir accionar unos generadores eléctricos con el vapor.

La biomasa es muy fácil de conseguir, y además de eso nos rodea constantemente, lo que significa que no deberíamos tener problemas de abastecimiento si respetamos los tiempos de regeneración, por tanto, nunca se interrumpirá el proceso de creación.

A partir de dicha energía podemos generar otro tipo de combustibles, véase los líquidos o gaseosos. Para lograrlo, empleamos un catalizador que rompe las moléculas de agua y carbono gracias al vapor, consiguiendo hidrógeno.

Con lo que hemos conseguido, se pueden alimentar las baterías de los vehículos, reduciendo al mismo tiempo el consumo de combustibles nocivos y contaminantes.

Como es de esperar, los combustibles líquidos que se generan a partir de la biomasa podrían sustituir a los tradicionales.

energia de biomasa

¿Dónde se utiliza la biomasa?

Un ejemplo claro donde se emplea la biomasa es en las calderas, son una alternativa realmente eficiente para calentar una vivienda y para producir agua caliente sanitaria para la misma.

Las calderas tienen una estructura muy similar a las convencionales, pero en vez de usar el gas (sin importar que cuál sea) para producir el calor, se quema madera que proviene de las fuentes sostenibles.

Por si te preguntas de qué están formados los pellets de madera, se hacen a partir de los desechos orgánicos.

¿Dónde se encuentra la biomasa?

La biomasa es materia orgánica, por lo tanto, se encuentra en los residuos agrícolas de las podas de cultivos, la madera que se obtiene durante la limpieza de los montes, los residuos y subproductos de la industria alimentaria y ganadera, y en la propia basura de las ciudades.

O sea, que como ya comentamos anteriormente, la biomasa nos rodea continuamente.

Ventajas y desventajas de la energía de biomasa

Ventajas

La energía es rentable y barata, favorece el reciclaje y la reutilización gracias a la economía circular. También es inagotable por el excedente de biomasa en todo el mundo, y aporta positivamente en el mantenimiento de espacios naturales como los bosques.

Para terminar, la biomasa nos proporciona una amplia variedad de servicios, contribuyendo a la diversidad profesional en sectores en crecimiento, y la creación de nuevos empleos cualificados que tienen como objetivo favorecer las energías verdes.

Desventajas

Ya os podéis suponer que la mayor desventaja de la biomasa es la posible sobreexplotación masiva, que podríamos evitar con buenos planteamientos.

Además de eso, los canales de distribución de esta energía y sus sistemas de almacenamiento también deben mejorarse con el tiempo, para incrementar la efectividad del suministro.

La biomasa en 2023

Hay empresas y organizaciones que apuestan por la biomasa en 2023, y una de ellas es ACCIONA Energía, con un gran proyecto.

ACCIONA Energía prevé iniciar el segundo trimestre del nuevo año con la construcción de una planta de biomasa, que cuenta con una potencia de 49,9 MW en el municipio de Logrosán, en Cáceres.

La planta se ubicará a 10 kilómetros del núcleo urbano, y cuenta con el visto bueno de la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad de la Junta de Extremadura. Se espera que la instalación comience en el segundo trimestre, y comience a dar energía en 2025.

La producción estimada es de 376 GWh/año, evitando la emisión de más de 165.000 toneladas anuales de CO₂ a la atmósfera, que es equivalente a retirar 65.000 coches de la circulación o de plantar 300.000 árboles.

Se estima que el consumo anual de la planta alcanzará las 261.000 toneladas métricas al año, de biomasa (de origen agrícola y forestal) del entorno.

Esto dinamizará la economía de la región, fomentando comportamientos y actividades que aprovechen los residuos agrícolas o forestales, y al mismo tiempo prevenir incendios.