Skip to content Skip to footer

Ahorro energético en lavavajillas, uno de los conceptos más importantes a tener en cuenta. Pero, ¿qué hace al lavavajillas ser tan valioso?

Este aparato ayuda a agilizar el proceso de limpieza, ahorrando tiempo y dinero. Y lo más relevante, mantener la higiene y desinfección que, por la situación habitual de las cocinas, se necesitan tanto. No solo cuentan con la función de limpieza básica, también poseen un sistema desinfectante para asegurarse de que los utensilios son lavados como corresponde.

Las etiquetas energéticas en el lavavajillas

La etiqueta energética es una herramienta informativa al servicio de los compradores de aparatos eléctricos, y nos permite conocer la eficiencia de los electrodomésticos que están obligados a llevarla.

En las etiquetas podrás encontrar una letra de la A a la F, con el matiz de signo +. Los aparatos más eficientes, por lo tanto, son los A+++, A++, A+ y B, que tienen un consumo moderado (siendo A+++ la mejor categoría de las etiquetas energéticas).

Para los lavavajillas, estos elementos contienen más información extra que debemos conocer, y vamos a explicártela a continuación.

Marca y modelo

Indica el nombre del fabricante, y el modelo es la referencia del fabricante para este producto. Hay productos con las mismas características técnicas que pueden tener nombres de modelo ligeramente diferentes, basándose en aspectos como el color.

Clase de eficiencia de secado

Indica la eficiencia en la fase de secado del producto, sabiendo que la máxima calificación positiva es A.

Consumo energético por cien ciclos (kWh/100 ciclos)

Indica el consumo anual del lavavajillas en cien ciclos de lavado con el programa ECO.

Consumo de agua por ciclo

Indica el consumo de agua por ciclo de lavado con el programa ECO.

Coste eléctrico e hídrico

Indica el coste total de electricidad y agua que utilizará el aparato a lo largo de 15 años, considerando que hay unos 280 ciclos de lavado al año.

¿Cómo ahorrar energía con el lavavajillas?

Aunque mucha gente piense lo contrario, el lavavajillas es mucho más económico que limpiar los utensilios a mano. Si nos esforzamos por conocer y cuidar a fondo nuestro lavavajillas, además de los productos implicados en el lavado, se puede sacar su máximo rendimiento y reducir gastos en la factura de la luz. Se estima que este aparato, consume, de media en la mayoría de hogares, un 6,1% de la electricidad total.

ahorro energetico en lavavajillas

Selecciona el programa adecuado

Para reducir el consumo de electricidad y agua con el lavavajillas, basta simplemente con seleccionar el programa adecuado. Usarlo con los programas cortos y a baja temperatura, podemos ahorrar mucho más respecto a los ciclos normales, consiguiendo un buen resultado.

Coloca bien los platos y no sobrecargues

Colocar los platos, cubiertos y otros utensilios, según recomienda el fabricante, optimizará el resultado. No se debe cargar en exceso porque el amontonamiento de platos poco limpios, hace que el detergente no haga su función. Si necesitas tener claro donde colocar cada cosa, puedes buscar en la guía del producto.

Utiliza buenos productos

Enjuagar previamente los utensilios para después introducirlos en el lavavajillas, es un gasto de agua que no necesitamos, para eso hay productos de calidad que pueden deshacerse de la suciedad durante el proceso de lavado; ya sea grasa acumulada, manchas por los restos de la comida, e incluso desechos incrustados en los platos.

Comprueba los filtros y el sumidero

Se debe comprobar si algo obstruye el correcto funcionamiento del sumidero, y limpiar los filtros periódicamente. Lo más cómodo y rápido es utilizar productos especializados en limpia máquinas, cada dos meses, para eliminar los depósitos de grasa o cal del interior, y alargar la vida útil del propio electrodoméstico.