Skip to content Skip to footer

Ahorro energético en la lavadora, un concepto vital a día de hoy para reducir los gastos de del hogar. Las lavadoras se relacionaban directamente con la cultura estadounidense en el pasado, pero actualmente, el porcentaje de consumo eléctrico que estos aparatos abarcan en el hogar, es alarmante.

A continuación, te hablaremos con detalle sobre sus sistemas de ahorro, características y mucho más.

¿Cómo ahorro energía con la lavadora?

La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ha recopilado datos que exponen la energía media que consume una lavadora anualmente, en un hogar familiar. El consumo energético alcanza el 8% de total de la vivienda, llegando al 11% si se añade el uso de la secadora. Por eso, es primordial conocer formas de ahorro.

No laves la ropa en exceso

Gran cantidad de personas, meten ropa en la lavadora tras un solo uso, a veces incluso sin rastros de manchas o suciedad. Esto provoca que se eleve el gasto energético, al obligar a la lavadora a completar muchos más ciclos de lo normal (sumado al propio desgaste de las prendas).

Si realmente consideras que debes lavar tus prendas de urgencia, aunque no estén realmente sucias, programa ciclos cortos de entre 15 y 20 minutos, cumplirá con el trabajo perfectamente y no gastan tanto como un ciclo completo.

Lava cargas completas

Para incrementar la eficiencia de los lavados, debes aprender a organizar tus coladas y lavar solamente cargas completas. Para lograrlo, hay que tomar medidas como separar la ropa por colores, categorías y dividir la ropa según el nivel de suciedad que tienen.

La ropa extremadamente sucia y con manchas difíciles de quitar (como las de grasa), puede lavarse con un ciclo largo, a temperaturas altas y detergente (polvo o líquido).

Utiliza un detergente biodegradable y concentrado

El detergente es el elemento vital para la colada, no solamente limpia la ropa; mantiene la vitalidad de los colores, las fibras y la forma de la ropa. Para complementar esos efectos positivos, aconsejamos que utilices detergentes concentrados y respetuosos con el medioambiente, como el detergente en cápsulas.

Las cápsulas son mejores porque contienen el detergente dosificado, disminuyendo el malgasto y la producción de residuos.

Lava los tejidos delicados a mano

Las prendas más delicadas, como las de seda, de encaje o cachemir, es mejor lavarlas a mano; con agua fría y un detergente especial que cuide las costuras y las fibras de la ropa. Si tienes dudas de qué procedimientos ejecutar con las prendas, muchas veces se especifican los cuidados especiales en la propia etiqueta de lavado.

Es raro que en un hogar abunden ropas de materiales tan específicos, así que no será demasiado costoso lavar a mano las pocas que tengamos, y además, no desgastaremos nuestro electrodoméstico.

Lava en frío

El 85% de energía que requiere la lavadora, es únicamente para calentar el agua; emplear ciclos de lavado de 90 °C consume cuatro veces más que uno de 40 °C. Sabiendo este dato, te recomendamos lavar a bajas temperaturas las prendas poco sucias, y los tejidos orgánicos como la lana, el lino y la ropa interior.

Aprovecha el sol para el secado

La secadora es otro de los electrodomésticos que más energía consume, así que para evitar ese gasto añadido, opta por tender la ropa cuando el clima y el tiempo lo permitan. Si deseas tenderla igual, pero el clima no es adecuado, puedes colgarla en el interior, siempre que tengas buena ventilación para no acumular humedad.

También hay que asegurarse de extraer la ropa y empezar a tender lo antes posible. Dejar mucho tiempo las prendas en el tambor facilita que adquieran humedad y moho, que a su vez, desencadena mal olor, se arruguen y estén acartonadas.

Ahorro energético en la lavadora

Compra una lavadora eficiente

En el caso de que estés pensando en renovar tu lavadora, o comprarla debido a que aún no tienes una, elige una que tenga una etiqueta de eficiencia energética B o superior. Este etiquetado nos informa del consumo de agua, el ruido, la velocidad de centrifugación y el consumo de energía por cada ciclo.

Limpia tu lavadora

Si la lavadora está descuidada, decaerá su efectividad y la ropa también saldrá sucia, con mal olor y restos de detergente. Los filtros pueden ensuciarse y atascarse por culpa de la cal, el moho y los pequeños objetos que se nos pueden caer de los bolsillos durante el lavado.

Cada tres o cuatro meses es recomendable realizar una limpieza en profundidad, pues dejar la acumulación de cal sin limpiar incrementa el consumo un 20%.

Elige la hora de lavado

Tras el aumento en las facturas de la luz y electricidad, el día se divide en franjas horarias; según que horas sean, los costes suben o bajan.

Para ahorrar más energía, busca la franja horaria en la que sea más barato consumir energía eléctrica (generalmente por la noche), las franjas pueden variar según el sitio donde vivas.

¿Cómo saber qué lavadora consume menos energía?

Para descubrir qué lavadora es más eficiente a la hora del consumo energético, nos basta con fijarnos en su etiqueta energética. Todas llevan esas etiquetas y son la guía perfecta a la hora de hacer nuestra compra.

Las etiquetas energéticas califican el electrodoméstico en una escala entre A y G (siendo la A la letra asignada para definir que tiene menor consumo, y la G más consumo). Este dato se obtiene al analizar 100 ciclos de lavado, por lo que se ajusta al uso real que practicamos en el hogar durante un año.

Por eso, recomendamos siempre adquirir una lavadora de etiqueta B o superior, para asegurar beneficios y ser más responsables con un desarrollo sostenible.

¿Cómo leer la etiqueta energética de tu lavadora?

Para aprender a leer una etiqueta, no basta con saber las letras que determinan como de buena es la eficiencia energética del producto. En la propia etiqueta hay varios iconos e información extra, que extienden los datos que podemos llegar a conocer.

  • Pictogramas. Destacan las características del programa. Por ejemplo, “Eco 30-50”; ruido del centrifugado dB (A); clase de emisión de ruido (escala de A – D); duración en minutos; capacidad de carga (kg); y consumo de agua.
  • Consumo anual de energía. Muestra el consumo energético medido en kWh/100 ciclos de funcionamiento.
  • Código QR. Se puede escanear para acceder a datos adicionales del producto.
  • Clase asignada. Señala en qué clase de eficiencia energética está encuadrado el producto etiquetado.

Algunas lavadoras ahorradoras de energía.

Para terminar, vamos a sacar a relucir los modelos de algunas lavadoras realmente buenas en ahorro de energía. Te servirán como guía, para comprender cuáles son las adecuadas, y más equilibradas en ahorro.

Samsung WW90T684DLE/S3 A 

Es una lavadora con clasificación energética A, porta una capacidad de carga de 9 kg y, por lo tanto, permite introducir más cantidad de ropa en el tambor de lo habitual en lavadoras convencionales. Luego tiene complementos como una aplicación para tu dispositivo móvil y ciclos de lavado de todo tipo.

Electrolux PerfectCare EW7W4862LB

También es de clasificación energética A, y en este modelo el tambor tiene una capacidad de carga de 8 kg. Destaca porque tiene un motor que emite poco ruido, y una velocidad de centrifugado de 1.600 RPM. Cabe añadir, que se programa fácilmente con un sistema display accesible y sencillo.