Skip to content Skip to footer

¿Qué es una estufa solar?

La estufa solar es un aparato que nos permite llevar a cabo acciones como calentar el agua o cocer los alimentos empleando energía solar.

No necesita la ayuda de ningún combustible fósil o energía eléctrica, lo que la convierte en una vía mucho más limpia que las estufas eléctricas, de leña o de gas.

Si te pones a pensar en una estufa solar es probable que la relaciones con la influencia de los paneles solares, pero contra todo pronóstico, este tipo de estufas no tienen un sistema que funcionan con energía solar fotovoltaica.

Es una clase de aparato que usa la energía solar térmica. Esto significa que es capaz de dirigir y enfocar los rayos del sol por medio de superficies reflectantes para aumentar su calor.

¿Cómo funcionan las estufas solares?

Para que la estufa solar funcione correctamente, la superficie reflectante debe dirigir los rayos del sol a un punto de fuga en el cual se concentra el calor.

Una vez hecho eso, se coloca un recipiente en dicho punto de fuga para que absorba el calor previamente concentrado por el sol.

Para que una cocina solar (véase una cocina que se componga con una estufa de este tipo) funcione de manera efectiva, se ha de tener en cuenta que su potencia depende de la calidad de los materiales, el diseño, las condiciones climatológicas y la disposición de la misma.

Que los materiales sean muy reflectantes potencia la estufa, así como el diseño del recipiente debe componerse de aluminio delgado y pintado de negro para favorecer la absorción del calor.

Otro ejemplo del diseño es el de la olla oscura, que permanece en el interior de un recipiente de vidrio. De esa manera el calor queda atrapado dentro y es absorbido por la olla.

En caso de querer prevenir las posibles condiciones que alteren su funcionamiento (días de viento o lugares fríos), se puede envolver el sistema con una bolsa de plástico que ayude a evitar la pérdida del calor.

estufa solar

En la cocina, las técnicas que se empleen para los alimentos deben ser adaptadas al sistema de la estufa para aprovecharla correctamente.

La estufa solar funciona como si de una olla de cocción se tratase, pero más lenta. Eso quiere decir que una cocina enfocada a los cocidos es más óptima que intentar utilizarla como sartén.

La cuestión es adaptarse en todo momento para aprovechar el funcionamiento de la estufa.

Tipos de estufas solares

Existen dos tipos principales de estufas solares y te los vamos a mostrar a continuación.

Estufa solar de paneles

Este tipo de estufas están compuestas por paneles formados de diversos materiales, entre ellos resaltan el aluminio sobre cartón arrugado, el estaño, las hojas de metal pulidas para que tengan más brillo o los espejos.

Los paneles concentran la luz del sol en el recipiente encargado de contener la comida. Con la ayuda de una olla negra dentro de una bolsa de plástico, se atraen con facilidad los rayos ultravioleta del sol.

Dependiendo de lo que se esté cocinando y la olla implicada en dicho proceso, los paneles pueden variar su temperatura llegando a alcanzar algunas realmente altas.

Como ejemplo, la cocción de productos con alta base líquida (sopas o guisos) llega a temperaturas de entre 100 y 130 °C.

Las estufas solares de paneles son funcionales en prácticamente cualquier situación, además de ser económicas, eficaces y sencillas de utilizar.

Estufa solar parabólica

La estufa solar parabólica tiene como funcionamiento protagonista el principio de concentración. También cabe destacar que su diseño es más complejo que las estufas solares de paneles.

La parábola está formada por seis paneles rígidos y cubiertos por un adhesivo oscuro de vinilo, el cual resalta por su durabilidad además de lo fácil que resulta su reparación y reemplazo.

Es clave entender que la película que emplea este tipo de cocina es la encargada de concentrar la energía de los rayos del sol.

La base donde se apoya la parábola es un soporte circular, y aparte lleva una manivela ajustada para desplazar la parábola de lado a lado, con el fin de ajustarse al movimiento del sol cada 20 minutos.

Como es en el centro de dicha parábola donde se concentra la mayor parte de luz solar, es donde se posiciona la cazuela.

Al contrario que las estufas solares de paneles, estas no requieren de una olla oscura o similares. La recomendación es usar recipientes lo suficientemente gruesos como para soportar las altas temperaturas.

Ventajas e inconvenientes de la estufa solar

Ventajas

La cocción de alimentos es más saludable, de hecho la cocina a fuego lento no genera los compuestos carcinógenos y tóxicos que si aparecen con la cocción a altas temperaturas.

Tiene bajo coste económico y otorga libertad al no depender del gas o la electricidad.

Es fácil de transportar a cualquier lugar y adaptarlo a distintas situaciones, desde un pícnic hasta un barco.

Permite cocinar cualquier tipo de alimento y sobre todo utiliza energía limpia, renovable y sostenible.

Inconvenientes

Dependes del sol casi en su totalidad. Si es de noche o un día muy nublado no va a funcionar, quitando excepciones muy concretas.

En invierno las estufas solares y las cocinas funcionan mucho más lento, de nuevo porque la cantidad de luz recibida es menor.

Y por último, hay modelos que debes ir rotando manualmente a medida que el sol va rotando.

Cómo calentar una vivienda con energía solar

La energía solar podemos usarla de dos formas; producir energía eléctrica mediante la utilización de placas fotovoltaicas, o para la climatización con el uso de paneles solares térmicos que recolecten el calor que emite el sol.

Las pequeñas instalaciones para viviendas consisten en lo siguiente:

  • Colectores solares: paneles solares térmicos para captar el calor.
  • Un tanque de almacenamiento o acumulador de agua.
  • Un sistema de tuberías para distribuir el calor, como el suelo radiante, o el agua caliente si queremos una nueva instalación.
  • Sistema de válvulas y bombas para distribuir el agua, solo en las instalaciones que lo necesiten.