Skip to content Skip to footer

¿Qué es el hidrógeno verde?

El hidrógeno verde es una tecnología que se especializa en la generación de hidrógeno a través de la electrólisis, un proceso químico. Sobre este elemento, debemos saber que es un combustible ligero, universal y muy reactivo.

La electrólisis separa el hidrógeno del oxígeno que hay en el agua con ayuda de la corriente eléctrica, lo que significa que extraer esa electricidad mediante energías renovables, traería consigo la posibilidad de producir energía sin enviar CO₂ a la atmósfera.

Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), obtener el hidrógeno verde de esta forma, evitaría la creación de 830 millones de toneladas anuales de CO₂, que actualmente se produce por culpa de los combustibles fósiles.

Además de lo antes señalado, merece la pena saber que reemplazar el hidrógeno gris se traduciría en 3.000 TWh renovables adicionales al año (para hacerse una idea, es una cifra parecida a la demanda eléctrica de Europa).

¿Cómo se obtiene el hidrógeno verde?

La obtención consiste en descomponer las moléculas de H₂O (de agua), en O₂ (oxígeno) y H₂ (hidrógeno). Una vez conocemos la explicación resumida, vamos a desarrollarla parte por parte.

  • Para realizar la electrólisis, el agua en cuestión debe poseer sales y minerales que conducen la electricidad.

 

  • Se aplica corriente continua gracias a dos electrodos que se sumergen en el agua y permanecen conectados a una fuente de alimentación.

 

  • La separación del oxígeno y el hidrógeno ocurre cuando los electrodos atraen sí mismos los iones de carga opuesta.

 

  • Durante el proceso de la electrólisis, la electricidad produce una reacción oxidación – reducción.

Ventajas

A continuación vamos a exponer las ventajas que supone el hidrógeno verde.

Es realmente versátil. El hidrógeno puede ser transformado en electricidad y combustibles sintéticos para posteriormente usarlo con fines industriales, comerciales o de movilidad.

Su almacenaje es muy sencillo, y precisamente eso permite que se pueda emplearlo en otro momento según la necesidad, y no únicamente en el momento de la producción.

Es 100% sostenible, ya que durante el proceso de producción y combustión, no emite gases contaminantes.

Desventajas

Pese a que sea una vía atractiva y una tecnología efectiva, también tiene algunos puntos negativos.

La energía que proviene de las fuentes renovables (las cuales son vitales para generar hidrógeno verde a través de la electrólisis), es más cara de producir, lo que significa que la obtención del hidrógeno es más cara.

También es importante recalcar que la producción del hidrógeno requiere bastante más energía que cualquier otro combustible. El gasto energético es mayor.

Se requieren requisitos de seguridad para evitar problemas como las fugas y las explosiones, a causa de que es un elemento inflamable y volátil.

¿Qué hay del hidrógeno verde en España?

El hidrógeno verde y renovable debe avanzar progresivamente en escala de aquí al 2050, junto con un despliegue de nuevas generaciones de energías renovables. En este apartado es donde España podría explotar su potencial real.

España tiene capacidad para encarar estos proyectos, y esta radica en la cantidad de energías renovables en las que puede especializarse. Además, el hecho de dar prioridad a las energías no contaminantes, permite llevar a cabo el proceso de electrólisis de forma limpia.

Otro de los puntos positivos es la gran red de gas natural ya existente (junto a las terminales de gas natural licuado), que podría utilizarse para transportar hidrógeno.

Utilidades en el futuro del hidrógeno verde

Transporte y movilidad

Gracias a la adaptabilidad del hidrógeno, se puede aplicar sus capacidades en sectores que generalmente resultan difíciles de descarbonizar, como el transporte pesado, la aviación y el transporte marítimo.

Ya existen algunos proyectos propuestos por la Unión Europea (UE) que planean introducirlo en aviones de pasajeros.

Almacenamiento de energía

Se pueden fabricar tanques de hidrógeno comprimido, cuya función es almacenar energía durante mucho tiempo. También son más óptimos y simples de usar que las baterías de ion de litio, por su ligereza.

Agua potable y generador de electricidad

Estos dos resultados se consiguen al hacer reaccionar el hidrógeno y el oxígeno en un montón de combustible. Este proceso, pese a no parecer muy importante, ha resultado útil en misiones espaciales, para suministrar a las tripulaciones agua potable y electricidad de forma sostenible.